Historia Club

Decidida la fundación, se reunieron 102 vecinos, dirigida la asamblea por los señores Carlos Anselmino y Tulio Venturuzzi, en la casa de José Tumino. Resolvieron aceptar la idea de don Pío Guardia de designar a la entidad con el nombre de Aconcagua. Esto debido al afán de llegar cada día más alto y tener como cima el cielo, siendo el Aconcagua la cima más elevada de América.
Se aprobaron los colores deportivos (ceniza y azul cobalto) y la elección de la primera Comisión Directiva. Carlos Anselmino fue el primer presidente.
La insignia fue elegida entre 14 modelos. Comenzaron las reuniones en distintos domicilios, hasta que se alquila una casa en la calle 69 nº 437. Llenándose con el cariño de los vecinos, lo demás se fue decantando de a poco.
Primero con el ofrecimiento de un lote de terreno ubicado en 69 entre 4 y 5, por parte del asociado Celestino Andreuccci, por la suma de 6500 pesos. Se emiten bonos, encontrándose un amplio apoyo entre los asociados.
Paralelamente nace la idea de crear una BIBLIOTECA. Se adquirieron libros con tal fin hasta que pudo ser inaugurada el 24 de mayo de 1945, con el nombre de Juan Vucetich, designándose a Ángel Di Giani y Espartaco Quintans -autores de la iniciativa- bibliotecarios. 
El 11 de julio de 1946 se realizó la asamblea para elegir nuevas autoridades, ganando la lista encabezada por Anselmino. Se aprobó la compra del terreno y se construyen dos canchas de bochas, al mismo tiempo que se iniciaba la práctica del ciclismo. El 27 de setiembre de ese año la entidad obtuvo la personería jurídica.
Se adquirió además la casa lindera, y en 1947 el Centro se traslada a su nuevo local -69 número 480- que es el actual. 
Por iniciativa de la señorita Gladys Mabel Galíndez, se crea el Jardín de Infantes, siendo sus primeras maestras la antedicha y Nilda Dallarrosa.
Debido al éxito obtenido por el Jardín de Infantes, la señorita Galíndez apoyada por Espartaco Quintans y Manuel Pérez, crea una Universidad Popular, el 27 de marzo de 1948. 
Siguió el crecimiento en todos los aspectos, social, cultural y deportivo. Sobre este último, cabe señalar que se comienza a practicar oficialmente el básquetball.
En la Universidad Popular se dictaban cursos de inglés, corte y confección, dactilografía, bordado a máquina encuadernación, radio armado y televisión, peluquería, cosmetología, danzas clásicas, nativas y españolas, dibujo, guitarra, preparatorio al secundario y Jardín de Infantes, con una inscripción de 508 alumnos.
El Aconcagua se hizo famoso por los bailes de carnaval, que eran ampliamente concurridos, y por la ferviente vida social, cultural y deportiva que siempre tuvo. 
Esta historia es un orgullo, y lo que deseamos es que siempre, sin pausa y con esmero, siga el Aconcagua apuntando cada día más alto.

  • Servicios a la comunidad (Actividades deportivas para personas discapacitadas brindadas por la municipalidad)
  • Instalaciones – Eventos (Espacios Físicos – Capacidad de los salones)
  • Historia – Galeria de imagenes
  • Comisión Directiva
Open chat
1
Hola 👋. ¿Te podemos ayudar?